domingo, 12 de diciembre de 2010

principio & fin de un abismo inconmutable.-

En aquel momento pensé y comprendí o creí comprender muchas cosas. Comprendí y pensé lo que había ocurrido aquel día: que mi vida se había partido en dos, como un paisaje fracturado por un terremoto. A un lado había quedado la infancia, la juventud, tú, con todo lo que la vida pasada significaba, y al otro lado empezaba el espacio poco definido, poco abarcable, que me tocaría recorrer el resto de mi vida. Y las dos partes de mi vida ya no estaban unidas. ¿Qué había ocurrido? No sabía qué responder.


Sándor Márai.
El último encuentro.
Página 138.

5 confusiones:

Ámbar dijo...

chinchillín.

Ámbar dijo...

secreto: tengo hipopotomonstrosesquipedaliofobia

Ámbar dijo...

mi secreto no era para publicarlo ¬¬

Ámbar dijo...

y eso último, tampoco.

Anónimo dijo...

ya me estás tocando los bemoles.
Fdo: Ámbar