domingo, 5 de diciembre de 2010

 ¿Volvería a asaltarme la angustia de envejecer? No mirar demasiado lejos. A lo lejos estaban los horrores de la muerte y de los adioses; estaban los postizos, las ciáticas, las invalideces, la esterilidad mental, la soledad en un mundo extraño que ya no comprendemos más y que continuará su curso sin nosotros. ¿Lograré no alzar mi vista hacia esos horizontes? ¿O aprenderé a percibirlos sin espanto? Estamos juntos, ésa es nuestra posibilidad. Nos ayudaremos a vivir esta última aventura de la cual no regresaremos. ¿Eso nos la volverá tolerable? No sé. Esperemos. No tenemos elección.

La mujer rota - Simone de Beauvoir.

2 confusiones:

Ámbar dijo...

Claro que se hará tolerable, sobre todo si hay arrugas estilo Simone de por medio.
:)

St. James dijo...

Bueno bueno discúlpeme! No tenía ningúna intención de atribuirme un verso del gran Pablo Neruda ¬¬

Por cierto, ¿tendrás tú miedo a la vejez? :P