domingo, 19 de diciembre de 2010

subrayados del libro;

 -página 17.

[...] creo que tengo derecho a verme de forma diferente de como me ven los demás, verme como me da la gana y no que me obliguen a ser esa persona que los otros han decidido que soy. Somos como los demás nos ven, de acuerdo. Pero yo me resisto a aceptar tamaña injusticia. Llevo años intentando ser lo más misterioso, impredecible y reservado posible. Llevo años intentando ser un enigma para todos. Para ello, con cada persona adopto una actitud diferente, busco que no haya dos personas que me vean de igual forma. Sin embargo, esta reforzada tarea se me está revelando inútil. Sigo siendo como los demás quieren verme. Y por lo visto todos me ven igual, como a ellos les da la gana.

-página 32.

[...] todas las monstruosas contradicciones que reúne el ser humano, todas esas dudas, fragilidad y desamparo, individualidad feroz y busca del desconsuelo compartido, en fin, toda esa gran angustia que somos capaces de desplegar ante la realidad del mundo.


París no se acaba nunca, Enrique Vila-Matas.

6 confusiones:

Ámbar dijo...

¿Por qué hay tantos libros? ¿Por qué?

Sergio dijo...

El arte de saber escoger.

Victoria dijo...

Es total, repito total y angustiosamente cierto... me duele de lo yo que es.

La chica de las sonrisas prestadas dijo...

Pues yo pienso que en realidad la gente ve lo que queremos que vean..

Ámbar dijo...

te recuerdo que tienes que hacer un me gusta/no me gusta.

Sergio dijo...

Alguien anónimo me ha comentado como 'habrá que comprobarlo' o algo así, pero el blog lo marcó como spam y se ha borrado :(