domingo, 5 de diciembre de 2010

de la fragilidad de las mariposas y otros versos;

Acabo de comerme un bocadillo de ceniza. Después, he ido hasta el salón y he disparado a mi tía-abuela en la cabeza. La bala debía de ser potente, porque le salió por el otro lado. La recogí y la examiné. Estaba húmeda y viscosa. La he tirado por la ventana del baño.
Un pájaro se ha metido entonces, y le he invitado a bañarse conmigo. Parece que le gustaba picotearme el ombligo. Me he cansado de ver las heridas rojas en mi carne y he decidido salir en toalla a la calle. 
Como hacía mucho calor, decidí subir al ático y raparme la cabeza, así que tuve que volver al baño para coger la cuchilla de afeitar. Volví al ático, pero re-decidí raparme la cabeza un piso más arriba: he ascendido hasta la terraza. 
Según iba pasando la cuchilla por mi cabeza, comencé a observar cómo mis pelos volaban por toda la ciudad. Tal vez alguien los encuentre y se atreva a crear una obra de arte con ellos. Ante semejante idea, me enfurezco y decido cortarme la muñeca izquierda en sentido vertical para ver si podía tirar de una vena como si fuese un cable. Ante la negativa respuesta, me he aplicado unas gotitas de Super-Glue y lo he dejado tal cual estaba.
Por último, antes de darme por vencido y volver a meterme en la cama, he cogido el cadáver de una cucaracha que estaba detrás de la puerta de entrada y le he arrancado las patas. Luego he apuntado en una hoja que mi mayor deseo es acariciarte el clítoris con una flor y después ponerme a llorar.

5 confusiones:

Ámbar dijo...

Yo voy a cometer un crímen pasional en el que tu seas el sujeto que fallece.

Sergio dijo...

Oh sí nena, me encanta.

Álvaro dijo...

:O
Dios, es genial, Sergio.

St. James dijo...

Jojo pues sí que nos aburrimos mucho sí ... a rombos me dejas xD

A parte de eso, sencillamente genial, como siempre ;D

Victoria dijo...

Anonadada me hallo, genial, señorito, es surrealismo en escritura, ¡qué maravilla!