domingo, 31 de mayo de 2009

Segundos.

Sí, lo había aprendido. Las decisiones se toman en unos segundos y se pagan el resto de la vida. Así había sido con Michela, así había sido con Alice; así era también ahora. Esta vez los reconocía: eran esos segundos y no volvería a equivocarse.

1 confusiones:

Ruth Gonzalez Muñiz dijo...

es todo demasiado culto :D